CIRUGÍA




Cirugía Otoplastia

La operación de orejas llamada otoplastia es una intervención de cirugía plástica que consiste en reducir o modificar el cartílago de la oreja para que el resultado de la misma sea más proporcionado con el resto de su rostro.

Normalmente la intervención para las orejas de soplillo se realiza desde la parte posterior de la oreja en la que se reduce el tamaño del cartílago, se dobla o se esculpe de forma delicada y se une más cerca de la cabeza. Suele durar de una a tres horas como máximo y no requiere la hospitalización. Además, la anestesia general sólo está recomendada en los niños más pequeños, por lo general, se utiliza anestesia local que no presenta riesgos importantes asociados.

Esa remodelación del cartílago se puede realizar a partir de muchos métodos diferentes que la experiencia ha ido mostrando. El cirujano buscará siempre la mejor técnica para que el resultado de ambas orejas sea simétrico y natural. Dependerá de la problemática en cuestión que puede ser la falta de antehelix, hipertrofia, lóbulo saliente o tamaño excesivo.

Después, sólo es necesario cerrar la herida y aplicar un vendaje que envuelva las orejas y las proteja. Ese vendaje se cambia días después por otro más fino que ayude a crear esa unión de cartílago a la cabeza. Finalmente, los puntos caen y sólo es necesario llevar una banda elástica protectora por las noches durante algún tiempo.

En cualquier caso, los profesionales tratarán de realizar una intervención personalizada al paciente y mostrar el resultado más natural posible.

Recomendaciones para la cirugía de otoplastia

La cirugía de otoplastia se realiza en niños y adultos que sienten un complejo debido a la proporción de su orejas. Para ellos existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

Lo primero es que la operación debe realizarse una vez que las orejas han terminado de formarse, es decir, a partir de los 4 o 5 años. También es destacable que el malestar de la persona debe ser evidente o que pueda dificultar su autoestima y relación con los demás. Si un niño no ha expresado dicho molestar, no es necesario realizar la otoplastia.

Por otra parte, los médicos especialistas suelen evitar la otoplastia cuando el paciente presenta algún problema auditivo de otro tipo para que no se produzca un daño mayor.

En cuanto al momento de realizar la intervención, lo cierto es que se recomienda que se realice en invierno, puesto que el calor puede complicar el postoperatorio y aumentar la incomodidad del paciente.

¿Hay riesgos en la cirugía de otoplastia?

Se trata de una intervención realmente sencilla que no conlleva riesgos importantes para el paciente. No obstante, sí se pueden mencionar algunos problemas o efectos secundarios asociados que podrían aparecer en algunos casos.

Los riesgos con más posibilidad de aparición son la pérdida de sangre de forma excesiva, la inflamación, los moretones, la infección o las cicatrices. Prácticamente son las consecuencias de cualquier operación y, normalmente, desaparecen en días gracias a los antibióticos que se toman durante el posoperatorio.

De forma menos común también podrían aparecer hematomas, entumecimiento o coágulos de sangre que el cirujano tendrá que tratar. Después de dos o tres semanas los síntomas de la intervención no serán apreciables para nadie. De hecho, aunque la cicatriz puede ser algo más evidente, la zona en la que se encuentra permite que no sea visible para el resto.

¿Es recomendable la otoplastia sin cirugía?

La otoplastia es la operación de orejas, pero si se buscan resultados similares sin cirugía, algunos centros de belleza ofrecen “soluciones” que realmente sólo son útiles a corto plazo y con resultados mucho menos naturales.

Realmente el único método que asegura los buenos resultados en la correcta posición y tamaño de las orejas es la otoplastia.




¿Dónde realizar la cirugía de otoplastia?

La cirugía siempre ha de realizarse en el interior de un quirófano correctamente acondicionado y con las herramientas necesarias para asegurar la salud del paciente. Es posible que esta operación sea localizada en una clínica o en un hospital.

Para escoger la mejor clínica en otoplastia es importante tener una serie de cuestiones en mente como la profesionalidad y experiencia de los cirujanos, el precio de la intervención estética, el seguimiento del postoperatorio o la confianza en el propio método.

El Dr. Oriol Vernetta habla sobre la Cirugía de la Otoplastia:

Otras secciones que te pueden interesar:

Valora éste artículo