TÉCNICAS

Técnicas Otoplastia

Existen diferentes técnicas para llevar a cabo la intervención en las orejas. No obstante, ello dependerá del tipo de oreja que tenga el paciente y cómo se obtengan resultados permanentes y de aspecto natural.

Tipos de orejas

En general, solemos hablar de otoplastia relacionado con orejas de soplillo, orejas de gran tamaño u orejas asimétricas. Hablamos también de orejas colgantes y orejas en copa. Existen otro tipo de problemas con la forma y tamaño de las orejas, pero las anteriormente mencionadas son las más comunes.

No todas las personas deciden someterse a una cirugía de otoplastia, dado que la mayoría se encuentran cómodas con sus orejas y no les supone un problema tener un tamaño diferente al resto. No obstante, existe un porcentaje que se ve negativamente determinado por la forma de sus orejas y le ocasiona problemas a nivel psicológico que deben ser tratados.

Por ello, en general la otoplastia se realiza en los niños para evitar problemas de relación y autoestima posteriores.

¿Qué tipos de técnicas se emplean en la otoplastia?

Para poder conocer mejor las formas de actuación empleadas en la operación estética de otoplastia, podemos dividirlas en dos grandes grupos:

  • Técnicas percutáneas

Son técnicas que no se encargan de remodelar el cartílago y realmente lo suturan para acercarlo a la cabeza. Lo más positivo de estas técnicas es que el postoperatorio es más cómodo y requiere un menor tiempo de cirugía.

El problema de ellas es que los resultados no siempre son tan naturales ni predecibles como se esperaría. Por ello, y debido a otros problemas de fracturas de cartílago y angulaciones, no son las más recomendadas.

Concretamente son los llamados métodos del hilo que no requieren incisiones y lo que hacen es perforar la piel en diferentes puntos para pasar las suturas que plegarán el cartílago y lo aproximarán al cráneo. Si la intervención es muy sutil, sí se escogen estas técnicas.

  • Técnicas sin suturas o con incisiones cutáneas

Se trata de técnicas que remodelan el cartílago “ablandándolo” hasta que es posible doblarlo o modificar su curvatura realizando incisiones en la parte posterior de la oreja. También es necesario reducir el tamaño del cartílago en algunos casos. Son las más comunes y se utiliza la anestesia local en la mayoría de casos.

Dentro de estas técnicas de remodelación encontramos concretamente una que permite un giro natural del cartílago al debilitar la superficie anterior del antehelix. Con esa debilitación, la oreja se pliega hacia atrás y sin angulaciones no deseadas. Dicha técnica es la llamada otoplastia de Chongchet.

Para aplicar esta técnica es necesario un dominio experto del cirujano dado que hay que separar de forma precisa el cartílago de la piel, sin producir alteraciones en el aporte sanguíneo de ésta. No obstante, como desventaja, hay que añadir que el tiempo de curación es algo mayor que en otras técnicas con suturas.

Lo más común es realizar la incisión posterior y trabajar directamente sobre el cartílagolimándolo en zonas puntuales sin resección. También la técnica de Mustardé es una de las más comunes dado que permite curvar la oreja tanto como se busque.

No obstante, aunque hagamos esa distinción entre técnicas, también existen otras que consisten en un equilibro entre ambas que personalizan este proceso.

¿Qué técnica elegir para la otoplastia?

La técnica escogida para la operación estética debe ser analizada por el cirujano encargado que es quien determinará la que mejor se adapta al tipo de orejas. No obstante, en algunas clínicas se han especializado en una u otra técnica concreta que puede llevar asociado algunas variaciones para adaptarse a cualquier intervención.

Los motivos de escoger una técnica en lugar de otra se establecen a partir del riesgo que puedan conllevar, la menor incisión posible, la que cuente con un postoperatorio más sencillo o la que ofrezca mayores garantías en tema de resultados médicos.

medico-especialista-otoplastia

Sin embargo, es cierto que bajo esos criterios muchas técnicas pueden ser igualmente escogidas y, por ello, en ocasiones el uso de una u otra sólo viene determinado por el conocimiento del cirujano en dicha práctica y su experiencia con la misma.

Al final, entre técnicas muy similares lo que puede determinar este proceso es la edad del paciente, el cartílago más grueso o poco flexible y el tamaño de la concha.

Lo importante, por tanto, no es la técnica, sino la experiencia y aval de responsabilidad y profesionalidad del cirujano y su equipo médico. Es esencial confiar en la clínica y en el grupo médico que te atiende en cualquier tipo de intervención y obtener la mayor cantidad de información posible en medicina plástica.

Otras secciones que te pueden interesar: